Los que vivimos y trabajamos en el Hostel Esperanza nos mostramos abiertos a todo viajero que venga con ganas de relacionarse y compartir. Que quiera conocer sin prisas y con profundidad lo que pasa y existe a su alrededor, por eso sabes cuando llegas pero no cuando te vas.

El cariño y hospitalidad que te brindamos convertiran el tiempo que pases con nosotros en un verdadero lujo, no importa el tipo de cama o habitación en la que te alojes, cada mañana te despertaremos con un buen desayuno, un buen café y una sonrisa.

Convivencia al máximo y reglas, las justas. Solo se limpio, poco ruidoso y respeta a quienes tienes alrededor. Lo demás dejalo de nuestra parte, aprovechate de nosotros y sacale partido al lugar.